Historia de Nuestra Señora de la Caridad

Durante los primeros años del siglo XVII una hermosa imagen de la Madre de Cristo apareció flotando en las aguas de la Bahía de Nipe. Después de tres días de tormenta, fue divisada temprano en la mañana y recogida por tres campesinos que habían ido a buscar sal y que la tradición recuerda como "Los tres Juanes." La imagen estaba sobre una pequeña tabla y tenía un letrero que decía: YO SOY LA VIRGEN DE LA CARIDAD. Inicialmente, la llevaron a un pequeño pueblo llamado Barajagua y algunos años después fue llevada a la parroquia de El Cobre; pero la imagen siempre desaparecía de allí y tenía que ser devuelta a su lugar. Una joven llamada Apolonia insistía en que había visto la imagen en el cerro de El Cobre. Después de un tiempo de oración, los habitantes del pueblo vieron un resplandor en el cerro y construyeron una pequeña ermita en el lugar. Trasladaron entonces la imagen allí y es donde se encuentra hasta hoy día, en el Santuario Nacional de El Cobre.

El 10 de mayo de 1916, en respuesta al pedido de los veteranos de la Guerra de Independencia, el Papa Benedicto XV la proclamó Patrona de Cuba. El 24 de enero de 1998, durante su visita a Cuba, el Papa Juan Pablo II coronó la imagen de la Virgen. Desde el principio ha sido venerada bajo el título de Nuestra Señora de la Caridad y muchos peregrinos la visitan constantemente para orar ante ella y pedir su protección en tiempos de peligro y necesidad.